lunes, 30 de agosto de 2010

Periodismo Sintonizado con la Política Deportiva y el Plan Decenal


¿Por qué saben tan poco o nada nuestros gobernantes sobre el deporte como derecho social de todos los colombianos y su relevancia en la gestión del desarrollo humano, la convivencia y la prevención en salud pública?

¿Por qué el deporte es invisible en la alta política de Estado, es tratado de forma marginal inapropiada en los Planes de Desarrollo y tampoco aparece como corresponde en el mapa fiscal de las diversas instancias de lo público?

¿Conoce suficiente nuestro periodismo la dimensión pública y política del deporte como factor de desarrollo y cohesión social en un país como Colombia?  ¿Puede mirar con desdén  y soslayar el periodismo esta responsabilidad?   Preguntas para el auto examen.

Colombia ha planteado el desafío de convertirse en potencia deportiva continental en los siguientes diez años, como meta general de una política pública sectorial instrumentada mediante la ejecución de un Plan Decenal del Deporte al año 2019.    Primer vestigio riguroso de planeación estratégica  seria  en la materia, en los anales de la historia del deporte colombiano.  Esto equivale a decir en términos de resultados, – el lenguaje del periodismo convencional – , que Colombia debe ocupar mínimo el quinto lugar en la clasificación de países del continente americano en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011,  Juegos Olímpicos de Londres 2012, Panamericanos en Toronto 2015 y Juegos Olímpicos de Rio 2016.

Una primera meta escrita en el Plan Decenal versión inicial, planteó “Colombia deberá ser segunda potencia deportiva suramericana a 2019”.   Dicha meta fue borrada por los Novenos Juegos Suramericanos Medellín 2010. Colombia es el número uno del continente suramericano hoy, en el contexto Odesur, según esta competencia multideportiva de ciclo olímpico.   Esa verdad tendrá que ser confirmada  en Guadalajara 2011 y Londres 2012.

Con la medición de resultados en el alto rendimiento, estamos mirando el punto de llegada de un proceso que comienza en la primera infancia, en una sociedad como la colombiana, con tantas carencias y necesidades primarias insatisfechas.  Es una pirámide con una base muy extensa que  tiene demasiado por resolver.  El país conoce hasta la saciedad el qué,  ha construido el cómo  con una estrategia concertada, cuya herramienta es el Plan Decenal del Deporte, la Recreación, la Educación Física y la Actividad Física 2009 – 2019,  que ahora es necesario implementar para aproximarse a las metas previstas.

Colombia merece una cultura  de deporte, recreación, educación física y actividad física.  Para ello necesita cohesionar una organización deportiva sólida y coherente con un comportamiento disciplinado y consistente como sector.

El  Plan del Gobierno nacional elegido  para el periodo 2010 – 2014,  no tiene en cuenta  la Política Pública Deportiva  formulada en proceso público durante los recientes tres años, cuya continuidad tiene que ser garantizada por el sector como doliente principal.   En el plan ofrecido a los electores del nuevo presidente, hay unas alusiones puntuales sobre deporte en renglón secundario dentro del componente juventud. Nada incluido del Plan Decenal.

El sector deporte debe funcionar como cuerpo articulado y coherente, para la gestión pública. Hasta ahora cada actor permanece en lo suyo, en sus aspiraciones, necesidad y lógica individual. El asistencialismo y la escasez prevalecen.  Lo urgente del día a día  impide hacer lo importante. Falta convicción y compromiso. Así, el sector deporte permanece invisible en el mapa de los sectores de gestión   del desarrollo en el país.

A partir del nueve de agosto de 2010, comenzó  la construcción del nuevo Plan Nacional de Desarrollo cuatrienal,  en el cual tiene que estar incluido con nombre propio el Plan Decenal del Deporte Colombiano como instrumento de Política Pública Deportiva. El Sistema Nacional del Deporte debe ser capaz de concertar con el Sistema Nacional de Planeación dentro del gobierno, la gestión y aprobación de un documento Conpes vinculante con el fisco nacional,  para la financiación de la política pública  con su  plan sectorial.

Periodismo: responsabilidad y peso en el proceso

¿Qué tiene que ver el periodismo con esto?      Todo.

Los pendientes en la estructura deportiva colombiana son gruesos y primarios.   Asumir la gestión de un derecho social que incluye a todos los colombianos, demanda claras responsabilidades.
El periodismo no puede permanecer al margen como espectador pasivo,  tiene el deber de involucrarse en el proceso, conocerlo, acompañarlo, interpretarlo a cabalidad, ser puente con la ciudadanía para su empoderamiento, hacer seguimiento y evaluación rigurosa.  El periodismo no puede ser juez,  debe ser espejo  donde los protagonistas involucrados en el proceso,  puedan ver su correcto desarrollo.  Involucrarlos a todos garantiza la sustentabilidad   de una auténtica política pública deportiva.

El sector deporte, incluido el periodismo, tiene que asumir con plena responsabilidad su desempeño  riguroso y efectivo en un  asunto público que debe ser tratado con la mirada, el enfoque y el lenguaje de lo público, en una dimensión de Co-responsabilidad  orientada a una acción sistemática que sitúe  a Colombia en un nivel de desarrollo deportivo  del siglo veintiuno.
El periodismo unidimensional, abstraído de la realidad social en actitud de juez ante resultados de deporte espectáculo, está de salida.       Se quedó sin espacio.  Si no lo asume, será desplazado y reemplazado por quienes  respondan a ese deber ser.    El ciudadano es cada vez más autónomo y menos pasivo como audiencia.   La omnipotencia del periodista es historia.   El ejercicio  periodístico hoy enfrenta grandes desafíos.

En la coyuntura 2010,   el mundial de fútbol Sudáfrica  dejó grandes lecciones sobre el desplazamiento de los periodistas de su escenario natural,  “cuasi arrimados” en su propio oficio cuyo ejercicio debe ser repensado.  Son vistos en los grandes eventos al lado de figuras, ex futbolistas, técnicos de fútbol,  árbitros, haciéndoles la producción de contenidos para que ellos orienten opinión y den línea en los canales que antes eran el hábitat de  periodistas preparados.  En la dictadura del rating cualquier figurón sin  preparación en el oficio, entra a copar el sitio que fue de periodistas.  El orden informativo universal cambió.   Tema de continuidad en  próxima entrega para avanzar en la sintonía del periodismo, sus desafíos hoy, diversidad de agenda  y  responsabilidad con lo público.
Agosto 30, 2010 por observador2020
Escrito por Hernando Ayala M. Periodista.
Deporte 2020 APD – Programa Colombia Gana


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores