viernes, 8 de octubre de 2010

CREDIBILIDAD, PRESTIGIO, PESO ESPECÍFICO PARA LA AUTONOMÍA



Credibilidad, prestigio    

  • Gobernabilidad y Gobernanza Deportiva.  El proceso es con todos. La autoridad deportiva debe tenerlo claro.  
  •  Una Agencia Gubernamental especializada, autónoma, con recursos, que no esté subordinada a otras agendas públicas.   
  • La política pública del deporte con el Plan Decenal 2019, es un compromiso irreversible del Estado, dice el gobierno.    
  • Participación ciudadana.
  •  Por: HERNANDO AYALA M
Participamos en el Foro Autonomía del Deporte. Algo de catarsis, una introducción con algún tono reactivo,  diversas voces planteando prioridades y vertientes del proceso. El direccionamiento del ejercicio maneja una agenda clara con foco  bien definido    por el responsable de la convocatoria, el presidente de la Cámara de Representantes,  una de las dos cabezas del legislativo. Hay unos compromisos para cumplir.
                                                                                             
Autonomía administrativa, recursos suficientes, inclusión en el Plan Nacional de Desarrollo como auténtica política pública, orden como proceso sistémico  en la  ejecución del Plan Decenal del Deporte con sus metas.

Un foco claro: la dirección gubernamental del deporte tiene que dejar de estar subordinada en un rango de cuarto nivel para bajo, como tema accesorio en la agenda de un ministerio. En el mediano plazo el deporte no tendrá cartera ministerial, tampoco puede permitirse quedar convertido en viceministerio, subordinado a otros temas.  El deporte vía legislativa debe salir del Ministerio de Cultura.

La autonomía buscada es, ser cabeza de un proceso de gestión pública independiente en su estructura endógena como sistema, dentro del tejido articulado de la estructura gubernamental del nivel central. Es un compromiso, adelantar la gestión legislativa que dé vida a una agencia autónoma del Estado, con asiento en la rama ejecutiva del poder público, que direccione el proceso de política pública deportiva, articulado con todas sus vertientes.

Para  que la autonomía funcione, con rango de independencia en el mapa del gabinete gubernamental nacional,  la entidad responsable de las competencias que maneja Coldeportes,  debe contar con recursos suficientes. La intervención por la vía del legislativo, busca establecer fuentes reales y efectivas de financiación suficiente. El proyecto de ley sobre estampilla pro deporte, será impulsado en comisiones de asuntos económicos de la Cámara.

El compromiso es reformar de manera sustancial el marco legal, la estructura gubernamental y sectorial,  con un mapa fiscal propio, específico. El Presidente de la Cámara de Representantes, Carlos Alberto Zuluaga, reivindica con vehemencia la credibilidad que merece su trayectoria con la gestión legislativa  en el tema deporte.

Credibilidad y prestigio como sector.  Para lograr autonomía, peso específico que otorgue reconocimiento en el mapa de las políticas públicas, el sector deporte debe asumir la construcción de credibilidad y prestigio como organización.  Hay déficit de credibilidad en la gestión pública del deporte, en doble vía, hacia afuera y hacia adentro. Ese prestigio se construye con acción coherente, seria, rigurosa y resultados tangibles, medibles, verificables con indicadores de impacto.  Mientras permanezca el síndrome familias en acción, todos detrás de un cheque para sobrevivir, la realidad seguirá tal cual. “No es posible lograr resultados distintos, haciendo lo mismo”.  Hay que planear y realizar. ¿Cuántos han leído, comprendido y apropiado la ruta del Plan Decenal del Deporte? Hablaremos luego sobre el Plan Accesible.

¿Para qué la autonomía? , hablemos de eso en nuestra continuidad.

Gobernabilidad y Gobernanza.  No es cierto que alguien salga sobrando en el proceso deportivo. No es útil y por el contrario fragmenta, debilita la gobernabilidad deportiva, decir que ha llegado el día de la creación en el sistema.  Falta demasiado por hacer,  mucho,  pero hay proceso. El deporte no son eventos y obras civiles. Es proceso sustentable.   Ni caudillismo, ni tono desapacible que pueda tornarse    amenazante. El complejo de Adán es oprobioso. La inteligencia común   sabe  que Colombia sigue con sus grandes pendientes sin resolver, a pesar de años de autoritarismo y política a gritos.   El deporte debe abandonar la edad de la inconsciencia, para dejar de mirarse el ombligo. <>  
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores