martes, 26 de abril de 2011

DOS BILLONES PARA EL DEPORTE EN EL PLAN NACIONAL DE DESARROLLO 2011 - 2014



Sin cofradías (roscas),   ni exclusiones… 

…. y   sin  mesianismo,  ni caudillismo 
  • Hay plata para el deporte. Dos billones en el cuadro presupuestal del Plan Nacional de Desarrollo  durante los cuatro años. La política deportiva 2011 2014 se llama Supérate.
  • Si el gobierno logra sobrepasar el caos de asuntos como el fútbol en el sector deporte y hacer valer la autoridad, bienvenidos todos los logros reales en tal sentido. Está demostrado que a la brava todo mundo sale perdiendo. 
  • Con autoridad  y firmeza.   Significado:  rigor, seriedad y cero folclorismo.
  • En el Genocidio Ontológico emprendido en la primera década del milenio, demasiados colombianos creen el cuento de amos, siervos y limosneros.  Creen que un individuo arregla un mal colectivo.  Al deporte no lo arregla un mesías.       
  • Las mañas del fútbol y de los viejos lobos del deporte asociado, no son asunto fácil de extirpar. Mientras les den, toda la adulación a la mano tendida, pero en cuanto los aprietan salta la neurona pitbull.  

SEMANA     DEPORTE 2020       DEPORTE2020 está en Twitter


Si algo está demostrando el gobierno JMS  2010 – 2014 en Colombia, es que por las buenas en la legalidad, con seriedad, rigor, autoridad y visión de alcance universal, se consigue mucho más  que  con autoritarismo, mesianismo, megalomanía  y folclorismo miope de parroquia.  Ahí está la diferencia del fresco que respiramos los colombianos  sin secta.         Hay más gobierno que presidente.  Así entiende el Buen Gobierno el actual Jefe del Estado colombiano. Sin personalismo.

Como va hasta hoy, sin estridencias, ni alaridos, es creíble.  Se está llenando de autoridad.

El proyecto basado en gritería, estilo picapleitos desde la tribuna pública, las satanizaciones al pensamiento diferente, las cortinas de humo para tapar tropelías y avivatadas, la venta industrial mediática de miedo, matonismo  y odio,  toda esa ofensa a  la inteligencia,  no sacó a Colombia  del barro ni liquidó la peste de la violencia.    Ver Útica  y  el país inundado por el invierno y la imprevisión, la corrupción, impunidad. Ver la ola criminal.

Basta no saber qué es Colombia, cómo nos comportamos y desconocer la historia,  tanto parroquial como universal, para no aceptar la sensatez con autoridad y firmeza, como norte para buscar la salida del barro.  Ahí llegamos por acción o por omisión.    Por folclóricos.

El deporte funciona como los  hijos,  un sector amañado en el síndrome espejo de lo que somos como nación.   Hay  que ordenar ese  caos,  para afrontar logros serios.   Sobrepasar  el todo vale y el hacer cada quien lo que le viene en gana  pensando solo en su bolsillo.

Dos billones para el deporte en el Plan Prosperidad para Todos.

Supérate es el nombre de la política deportiva incluida en el Plan Nacional de Desarrollo  2011 – 2014.  Hay un artículo específico en el proyecto de Ley del Plan  y hay   un enunciado significativo  en el documento Bases del Plan Nacional de Desarrollo Prosperidad para Todos.

Artículo 142°. PROMOCIÓN DEL DEPORTE Y LA CULTURA. El Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Cultura y Coldeportes, creará el Sistema Nacional de Competencias deportivas, académicas y culturales “Supérate”, como estrategia de inserción social dirigida de forma prioritaria a poblaciones en situación de vulnerabilidad, en condición de desplazamiento forzado y en proceso de reintegración social. Esta estrategia desarrollará competencias deportivas y  actividades artísticas en todos los municipios del país en diferentes categorías.   
Parágrafo: Para la implementación de estas actividades se convocará y vinculará a las entidades del sector público que tengan competencias en estos temas, a las empresas patrocinadoras, al sector privado, y a los medios de comunicación

Establecer el programa  Supérate,  participación de niños, jóvenes y adultos en actividad y competencia por estímulos en siete deportes  en mil ciento seis municipios colombianos  (1.106),  meta del Plan a 2014,  tiene una meta de financiación aproximada a los  dos billones,  léase bien, dos millones de millones de pesos colombianos de 2010,  durante el cuatrienio.

En anteriores  gobiernos, esa  meta no alcanzaba el  treinta por ciento de esa cantidad.

¿Se imaginan qué pasa con esos recursos  en manos de los señores que siembran el caos en el sector deporte  con sus clientelas?

Por ello es indispensable ordenar  el proceso, el comportamiento del sector y asumir con  rigor, seriedad y urna de cristal  este desafío  mayor, para no convertir esta oportunidad en “ferias y fiestas patronales”.

Esta semana aparecieron dos opiniones en periódicos de Bogotá. Una descalificación total de un periodista al director del gobierno deportivo, pidiendo su salida.    Otra un panegírico, apología extrema,  sugiriendo que  llegó el mesías del deporte.   Flaco favor le hace al funcionario que tiende a creerse el cuento.    Ni lo uno ni lo otro.   Puede llegar un genio, tener el nombre que sea la persona que dirija la oficina gubernamental del deporte,  no le bastará.  Esto evoluciona y se transforma mediante un proceso  sostenido y sostenible, con todo el sector. Con seriedad, rigor,  y sobretodo autoridad, legitimidad, prestigio.  Un proceso, no un partido aparte de un  servidor público  con todas las buenas intenciones. Antes la mayoría vinieron a escampar  cual comodines en ese cargo.

Lo está demostrando el presidente comprometido con la unidad y la prosperidad  en medio del desastre, haciendo tabula rasa de los demonios que le atraviesan egos enfermizos de secta.    Hay más gobierno que presidente, con uno de los mandatarios de mayor preparación  técnica y política  en mucho tiempo.

Así tiene que ser en toda la acción estatal, incluido el sector deporte.  Se necesita más Estado, más Gobierno,  y menos mesíanismo  y  figuras  personales.  Es un proceso  inclusivo  con todos, de unidad,  sin  veleidades de secta.  <>


¿Y EL PLAN DECENAL 2019?  La política pública deportiva como debe ser, sigue en el éter.  Escrita.   La política gubernamental Supérate, puede encuadrar en el marco de la auténtica política pública que  está por realizar en verdadero proceso sectorial.  El Plan Decenal 2019,  libreto indicativo de la política pública enunciada,  sigue pendiente en su esencia.  Supérate  es un parcial importante de ese proceso, concebido al margen del proceso de concertación y construcción participativa, que tocó a treinta mil actores del sistema en 2008.    Pero el todo está por desarrollar en su diversidad de fases y metas estratégicas.  Será la materia de nuestra próxima sintonía.   Deporte 2020  mantiene su ruta  Sintonizados con el Plan Decenal del Deporte, con la política pública del  Deporte, la actividad y educación física, y la recreación, como Derecho Social  consagrado en el Estado Social de Derecho colombiano.    Deconstruir, desaprender, construir y aprender el proceso transformador del derecho a la práctica deportiva como desarrollo humano y social, con seriedad y rigor, es posible. <>



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores