jueves, 19 de enero de 2012

Welcome Sir Botero Phillipsbourne ..... Governance to sport in Colombia. El Titanic del deporte no puede hundirse en sus manos.

¿Todo está servido ?

¡ Ese es !.  Un acierto en un nombre para cerrar una era y abrir una época nueva !  


 
                                     Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
  Escrito Hernando Ayala M.  

El proceso social no es de mesianismos  ni autocracias
El Deporte Colombiano merece Gobernanza seria con todos.  

¿ Qué le faltó al Titanic hace 100 años para ser "el barco que ni Dios podía hundir" como creyeron?. Careció de la infalibidad humana que no existe. Un error humano, una mirada tardía, lo hundió en su viaje inaugural en abril de 1912. Había ocurrido con el Vassa en Suecia 260 años atrás.  Igual ahora en 2012 con el Concordia en plena era cibernética. La misma causa en medio de la perfección de los juguetes.   


¿ Qué le falta a Andrés Botero Phillipsbourne para ser el gran ministro del deporte que Colombia merece ?. Pisar firme el territorio de la sensatez y la gestión colaborativa entre quienes tienen para aportar en este proceso público.  No imaginarse un castillo feudal, un pequeño reino y un principado de siglo 19  en el que viven mentes excluyentes en la inmadura y mezquina burocracia colombiana, amén de las excepciones posibles.

Botero está mejor equipado que los cachivaches marítimos de la analogía que reposan en el fondo del mar  por la arrogancia. La metáfora viene a cuento por coyuntura y por su condición de navegante a motor que le enseñó el camino que ahora corona con este honor que le falta en su hoja de ruta personal. Las dignidades burocráticas  no las da el cargo per se, las construye el gestor que asume.   Si entiende el contexto,  navegará en paz y sacará el Titanic del deporte a puerto seguro.  Si cae presa de la soberbia y arrogancia excluyente, naufragará. 

Tiene todo señor Botero. ¡ Ningún juguete le hace falta !.  Su experiencia de navegante le enseña  que llega en la mejor coyuntura para dejar como herencia la mejor gestión posible al frente del tesoro público, las arcas del deporte colombiano.  Coldeportes es visto solo para una cosa por sus clientes, para que gire. Papá cajero.    Usted tiene que sacarlo de ahí y convertirlo en la genuina autoridad del proceso social que atiende  un derecho esencial en este tiempo, el deporte, cultura física, recreación y buen uso del tiempo libre.  El foco no es el alto rendimiento olímpico.  Son todos los frentes y con todas las miradas. Ninguna mirada sobra señor Botero. Por falta de una se hundieron los tres magníficos navíos de la metáfora.  Que no le pase a usted pues tiene toda la experiencia como "lobo de mar", para navegar con todas las previsiones y cuidados las procelosas  aguas  de los miedos, veleidades, y anclajes de los antiguos y minoría de modernos gestores del deporte  en Colombia. 
  
Con semejante bagaje, ¿ quien le puede tirar línea a Botero ? ¿ de quien recibirá línea ? ¿ a quien escuchará ?  al presidente Santos ? a Rouge su líder del COI? . Difícil quien pueda saber más que él en la parroquia, dirá su ego. Alerta, ¡ no se las crea Botero!, hay demasiado por hacer y construir como conocimiento para una real gobernanza deportiva en  Colombia.  Rouge habla el lenguaje de la gobernanza,  ignoro cuanto lo practique en la realidad en un sistema tan exclusivo  que viene de excluyente. 

Por hoy, las mieles de palacio lo esperan para el discurso de las intenciones y propósitos.  Una es la clave que usted debe conseguir sintonizar    ¡ Vamos todos a llevar el Titanic del Deporte a tierra firme !. Ninguna mirada sobra Andrés Botero. 
Andres Botero

"Sin ajustes de cuentas"

Prohibidas las reyertas de baja política.  Estamos en tiempo de "vendettas"  entre feudales de la política negocio en la Colombia siglo 19 que aún permanece en la mente de tantos amos y príncipes de lo público en la comarca.  El desenlace del episodio de Guadalajara donde Colombia quedó tercero  en la puja por la sede de Juegos Panamericanos 2015, relata según el voz a voz del sector deporte, que  el país terminó en ese sótano por la bronca  Botero - Medina allende las fronteras de la parroquia, después de la derrota electoral  del  hoy director de Coldeportes en la última elección olímpica doméstica. Eso es retrovisor que ojalá para nada salga  en este nuevo episodio de la pobre y accidentada vida gubernamental del deporte en Colombia.  No tienen derecho los jerarcas del sistema deportivo a trenzarse en confrontaciones mezquinas. 

Chao señor Clopatofsky

Gracias por su buena intención, por el empeño y compromiso, por lo bueno que logró.  Para su infortunio político, usted se equivocó en el qué y el cómo. Se le reconoce el empeño pero nunca  la tuvo clara.     Nadie sabe para quien trabaja señor Clopatofsky cuando el asunto es egocéntrico. 

Su Departamento Administrativo del Deporte es un retroceso en Gobernanza, el paradigma de la gestión pública en esta época. Recortar participación para manejar  con intenciones autocraticas  tres veces más recursos, no es sano ni saludable.  Usted apostó duro a esa fórmula. 

Se equivocó Clopatofsky, recortó participación y gobernanza al deporte colombiano. Botero debe entenderlo y no hacer una gestión excluyente ni de élites. A su antecesor se le perdona su desconocimiento. A usted Botero, se le exigirá más que al mejor de todos, porque lo sabe todo en la materia y el sector le concede autoridad. No vaya a jugar al emperadorcito que esas veleidades  no le sirven a ningún mesías que no aplica para un proceso social serio como el cumplimiento de este derecho que es el deporte, cultura física, educación física, recreación y aprovechamiento del tiempo libre. 

Sir Andrés Botero, cero embriaguez, cero autocracia, cero revanchas y total sintonía con la gobernanza en su real dimensión y significado.  No olvide, ninguna mirada  sobra en alta mar.  Uno no sabe donde se ahoga, aún con todos los juguetes a la mano.  Que a su salida  el  deporte en Colombia  diga con admiración, respeto y autoridad reconocida hacia usted... ¡ Oh Capitán, my capitán ! 

Eso solo lo logra, un buen ser humano con actitud íntegra sin tacha. Que sea este su caso. ¡ Tiene todos los juguetes y la mesa servida !. 

Nota al margen:
Realidades Deportivas  y  verdades a medias. 
Julio Roberto Gómez Gaitán. ¡ El que habla peca !. Todo lo que no sea inclusivo huele a rancio tufo y sedimento  discriminador y amputador de derechos. 
¿ Qué necesidad tiene alguien con su prestigio y autoridad, de decirle a un campeón panamericano del ámbito paralímpico, con sed de triunfo  y posibilidades en Londres 2012, que para usted  el  paralimpismo no es alto rendimiento deportivo?.   Usted sabe que esa verdad suya no aplica hoy. Está fuera de contexto real.

¿ Qué saca uno con pontificar de tal manera, en una época totalmente diferente a aquella del siglo pasado en que fue formada la dirigencia deportiva que aún hoy manda con dogmas discriminatorios y segregadores ?  Seguir creyendo en seres humanos normales  y en deporte  excluyente en este tiempo, es haber perdido mucho tiempo.   Terrible manía la de querer siempre saber más que todo el mundo. 

Se respeta su opinión pero no el efecto  dañino que produce, viniendo de un servidor público de su responsabilidad, a la salida de la Gerencia que le dio su prestigio y que seguramente no le inyectó la arrogancia de los "príncipes" dueños del deporte en  una sociedad medieval, discriminatoria, excluyente y certificada como una de las más desiguales del mundo.    La palabra es un arma devastadora mi apreciado  Gerente.  <>


CaballeroPortada

<>  D2020 - Escrito Hernando Ayala M.

Jueves 19  de enero  de 2011 -  Deporte 2020  - Centro de Información, Pensamiento, Periodismo  y Comunicación
Visión Precisa Diversas Miradas.

  

Seguidores