viernes, 10 de febrero de 2012

Mónica encontró el camino en la medicina del deporte

Cuando servir  es  la esencia para  cruzar cada meta
 

                                     Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
  Escrito Hernando Ayala M.  


Mónica encontró el camino en la 
medicina del deporte



“Los seres  humanos caminan como espejos de  dioses cuando hacen el bien y son útiles a la humanidad…. curados de la codicia”.

Mientras haya piel  humana vibrando plena  de humanidad, habrá sentido y esperanza para la vida.  A la alianza Bermúdez Aguirre,  el siglo veintiuno les despuntó  generoso  con  la inspiración de dos magníficos  hijos, realidad que los emparentó para siempre con un nuevo apellido universal,  pleno de trascendencia en  su significado generoso de familia.  El paralimpismo se les metió en la esencia. Les caló el espíritu.  De esa buena alquimia nació un primer hijo inmaterial con el nuevo siglo en el 2000, hecho de buena letra que debe transformarse en una extensa descendencia de campeones paralímpicos, la expresión más humana del deporte. La “Ley Paralímpica Bermúdez”, la 582 de 2000, nació para bien, suprimió inequidades y por sobre todos los avatares de la condición y fragilidad humana, ha gestado,  realizado y sigue brotando campeones.

Ese hijo intangible, trascendente,  inspiró  a una segunda hija nueva,  dotada de mayor significado y sentido,  rumbo a la grandeza, desde la vocación  hoy confirmada en la misma esencia. La nueva Mónica,  aprendió a caminar la vocación profesional que la escogió,  a campo abierto en el territorio del  máximo esfuerzo, donde se fraguan logros superiores en la dimensión física del ser humano.

La medicina aplicada a la realización de sueños y hazañas deportivas, a  la construcción de campeones con el máximo rendimiento espiritual en el deporte.   Es que el paralimpismo, más que músculo  es espíritu de rendimiento élite.  Mónica ya sabe por vivencia grabada en la piel de su empeño humano y profesional, eso que muchos expertos, eruditos del deporte aún no pueden creer.  Máximo rendimiento es la explosión de potencia y fuerza espiritual irreductible del paralimpismo.  Esa con la que Oscar Pistorius, con ausencia de los pies, gana a atletas convencionales  en franca competencia.  
     

Mónica Bermúdez Aguirre, profesional  de la medicina aplicada a la actividad física y el deporte,  en lenguaje común Médica Deportóloga ,  celebra hoy su  acreditación  en esta especialidad por mérito académico, cuando  ya  venía certificada por el testimonio vital de toda actividad humana, la pasión  y  convicción  que  garantiza la elección correcta para disfrutar  el arte de vivir  para ser útil.  Este título a su llegada encontró a una profesional  con paso firme.  Gran ventaja  frente a tantos títulos que se quedan colgados y archivados sin profesional, donde faltó la médula de la vocación.  

Recién saliendo de la adolescencia recibía su título académico en medicina general, que la llevó por los consultorios a vivir  cara a cara  a diario con los pacientes y sus necesidades, urgencias,  angustias e incomprensiones. Pronto se encontró  con el  camino que ya recorría su padre desde la perspectiva de la legislación,  la salida a una motivación distinta, amplia, inspiradora con la experiencia vital del deporte paralímpico. Vivió sus primeros  juegos paralímpicos en Beijing 2008 y sin duda alguna emprendió su especialización  en medicina de la actividad física y el deporte.   

Hoy con su credencial académica como Especialista de Medicina de la Actividad y del Deporte de la Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud, como médica deportóloga  mira con confianza el  porvenir de una carrera al servicio de  una actividad humana noble por excelencia, el deporte con una de sus expresiones magnánimas, el paralímpismo.   

Mónica disfruta de un hogar centrado en el afecto, con su hermano menor y sus padres José Ignacio y  Nhora. “Ellos  me inculcaron siempre valores como la responsabilidad, la honestidad, la idoneidad, el amor e insistencia por lo que quiero, por mis sueños, con el espíritu de ayudar y apoyar a quienes lo necesiten, a aquellos que quieren volar alto y salir adelante en esta sociedad”, con convicción, desde su ejercicio profesional  acompañando a los atletas del paralimpismo a bordo de la Federación Colombiana de Deportistas con Parálisis Cerebral, Fecde PC.

Mónica Bermúdez comparte a través de Deporte 2020, algunas ideas como aporte para quienes tienen la oportunidad de acercarse a una  cultura de vida, inspiradora de  equidad  y  mundo para todos.


D2020: ¿Dónde nace la vocación y compromiso por el deporte?

Mónica Bermúdez Aguirre: Tuve la oportunidad de estar en Beijing en los Juegos Paralímpicos una experiencia inolvidable para mí, donde me di cuenta que desde mi profesión como médica podía hacer muchas cosas con personas en esta condición de vida que llamamos discapacidad.  Entendiendo que nuestros deportistas están hechos de un material especial, diferente;  fue en ese momento que dije “al llegar a Colombia quiero especializarme en Medicina del Deporte…” y poder aportar un granito de arena a esto, y así fue inicie mi especialización. Ahora la termino con las ganas y las expectativas de seguir trabajando para los deportistas y el deporte colombiano.

Con su formación profesional, ¿qué ha inspirado el deporte paralímpico para decidir su especialización?

El deporte paralímpico es mi inspiración total. Por el deporte paralímpico decidí iniciar mi especialización; estos deportistas son el propósito de mi carrera, ellos fueron y son el objetivo de esta especialización. El ver día a día la valentía, la entrega, el compromiso y el amor de estos deportistas hacia su vida, hacia su profesión hicieron que yo tomara la decisión de haber estudiado la medicina enfocada en el deporte  que hoy culmina y que a partir de mañana en mi vida inicia otra etapa gracias a todo lo que he podido estudiar y conocer y ya como la profesional en Medicina de la Actividad Física y del Deporte.


¿Cuál es el sueño que mueve a Mónica Bermúdez en el desarrollo de su carrera profesional?

Indudablemente mis deportistas paralímpicos, sin ellos no estaría donde estoy en este momento; sin embargo, quiero prepararme mucho más para poder brindarles más y nuevos conceptos desde mi profesión.

Para un profesional de la medicina, ¿Qué oportunidades brinda el deporte como especialidad, pensando en quienes quieran imitar su elección?

En este momento ha crecido el número de profesionales que han querido estudiar Medicina del Deporte, donde no solamente se puede trabajar con deportistas de alto rendimiento sean convencionales o paralímpicos, sino que se busca promover la actividad física, el ejercicio y el deporte en cualquier tipo de paciente, siempre siguiendo las orientaciones del Deportólogo, así que se tienen muchas opciones de trabajo.

¿Qué puede hacer un médico del deporte por la formación de un atleta paralímpico de élite?

Varias cosas. Desde promover la actividad física, el ejercicio y ya en deportistas de alto rendimiento seguir todo un proceso para mejorar su estado de salud y  físico, capacitándolos, interviniendo en los planes de entrenamiento realizando programas para la prevención de lesiones deportivas y acompañándolos en todo un seguimiento médico para que lleguen a ser verdaderos campeones, siempre bajo una orientación desde el área de medicina del deporte.

¿Cuándo sintió que su compromiso con el deporte paralímpico es irreversible, si así es?

Desde antes de iniciar mi especialización, ya sentía el gran compromiso y trabajo como médica hacia el deporte paralímpico. Sin embargo, con mi especialización ratifique mi alto grado de responsabilidad y de amor hacia el paralimpismo


¿Cuál es su opinión sobre la evolución competitiva del deporte paralímpico en Colombia?

Ha sido un vuelco total y positivo, donde la inclusión social ha tomado un papel importante en nuestra sociedad y a nivel deportivo aún más. Donde no se mira a la persona “discapacitada” como un ser diferente o extraño, sino que es un ser competitivo, con grandes valores, habilidades y destrezas, deportistas que  generaran un papel trascendental fomentando el cambio de pensamiento y de la manera de ver la situación en nuestra sociedad.


¿Qué significado tiene el deporte paralímpico en su formación humana?

Es abrir los ojos y darse cuenta que existen personas que han tenido dificultades mayores en su vida y que ellos mismos, día a día han sabido superar; ellos me han enseñado el valor de la vida  y la fortaleza inmensa que cada uno tiene para salir de momentos complicados y que de ninguna manera se debe retroceder, sino que hay que levantar la frente y seguir luchando para la vida.

 ¿Qué representa este logro académico y cómo espera ejercerlo?

Es un gran paso, un gran logro, difícilmente en Colombia se puede iniciar una especialización médica, muchas veces porque los cupos en las universidades son limitados o por los altos costos que implica realizarla. Ya como especialista,  hacer un enfoque principalmente en el deporte  paralímpico, sin dejar de lado a deportistas convencionales y en aquellos pacientes que se encuentran con alguna patología de base o que están hospitalizados y requieren la intervención desde esta área.

¿Qué idea quiere compartir con los atletas paralímpicos que luchan por representar a Colombia en Londres 2012?

Simplemente decirle  a cada uno de nuestros deportistas paralímpicos que son los mejores, que no importa que dificultad tengan, que día a día son bendecidos por Dios, y a Él deben  agradecer la oportunidad que les da para crecer como seres humanos, como personas y deportistas.  Sé que en Londres van a hacer una excelente labor porque para eso han trabajado y se han esforzado con la mente, cuerpo y espíritu. Me voy a sentir muy bien representada en Londres 2012 y que siempre cuenten conmigo como su Médica Deportóloga  y  amiga. <> D2020 /   2012




Mónica, con sus padres José Ignacio y Nhora, rodeando al Campeón  histórico Moisés Fuentes García, 
primer medallista paralímpico en la historia de Colombia. 

D2020 - Escrito Hernando Ayala M.

Viernes 10 de febrero de 2012 -  Deporte 2020  - Centro de Información, Pensamiento, Periodismo  y Comunicación
Visión Precisa Diversas Miradas.

1 comentario:

  1. Que bendición, y solo te deseo Monica las mejores bendiciones de nuestro Padre del cielo, porque la espinita del paralimpismo no es para muchos, es para machos.
    Dios los bendiga!!

    ResponderEliminar

Seguidores