sábado, 24 de noviembre de 2012

JUEGOS DE LA INCLUSIÓN ILUSIÓN DE 1771 ATLETAS COLOMBIANOS




Hora de la verdad en deporte inclusivo y accesible para todos, Cúcuta noviembre 24 a diciembre 2

Juegos Paranacionales 2012  ¿ Ganará la inclusión real ?   
  • 1771 sueños e ilusiones colombianas tras la inclusión efectiva. 
  • ¿Qué significan y cuál es el alcance y valor de estos juegos? .
  • Cúcuta a demostrar su realidad en el desafío de ser una ciudad inclusiva.
  • Cali realizó el Paracycling y tendrá natación de los juegos desde noviembre 25. 

Hernando Ayala M. Periodista
Otra oportunidad para verificar cómo vamos en capacidad para comprender el alcance del goce efectivo del derecho al deporte, comprobada herramienta de inclusión social y entendimiento entre las sociedades en toda su diversidad. El deporte ha permitido a una sociedad en edad primaria,  discriminadora, excluyente, repleta de preconceptos y estereotipos, entender algo que mucho servidor público "emperadorcito" como el Procurador Ordoñez, no ha sido capaz de comprender ni aceptar: La diversidad humana y los derechos para todos, sin cortapisa.  

Están en juego a partir de noviembre 24, títulos deportivos en múltiples especialidades y categorías de 15 modalidades en el alto rendimiento, con participación de 1771 atletas oficialmente registrados en la inscripción definitiva. Son los terceros Juegos Paranacionales, nombre que tendrá que ser cambiado como la carta fundamental de este evento, por anti estético y parcial, pues no es inclusivo ni fidedigno con el derecho al deporte de todos los colombianos con discapacidad. Los juegos, con su hondo significado y todo lo que deben permitir comprobar tienen como sede a Cúcuta y  sede alterna a Cali con el Paracycling y la Natación. Al final de los juegos hablaremos sobre la dimensión y contexto real del deporte para colombianos con discapacidad que abarca mucho más que al deporte paralímpico, expresión deportiva de mayor evolución y desarrollo en este espectro, pero no el único. Uno más en términos de equidad pública y derechos.  Así es el alcance en la era de la diversidad. La Ley de los Paranacionales, tendrá que ser reformada de manera sustancial.  

Los datos, programas y registro sobre los distintos componentes de los juegos, están a la mano en los servicios pagados por la organización  y en el cubrimiento profesional que deberán realizar los periodistas y medios privados y públicos, de este acontecimiento deportivo financiado con dineros públicos. En este espacio nos dedicamos a contar el significado, alcance y consecuencias de lo acontecido durante este episodio de la historia deportiva colombiana. No son unos jueguitos del corazón, ni de buena voluntad, para poses caritativas y simpáticas de mecenas y benefactores, en las pantallas y páginas de industria mediática o superficies informativas de medios gubernamentales al servicio del ego de funcionarios.  Estos deben ser unos juegos serios, respetables, con todo el rigor competitivo y organizativo del alto rendimiento deportivo. Cero caridad y favores. Es el cumplimiento de un derecho y todos los demás que confluyen, para una comunidad de personas que sobrepasa los cuatro millones en situación de discapacidad  y espejo de decencia para una sociedad en formación que no ha aprendido el mayor valor social colectivo y humano,  el respeto.
del 1
En ocho meses debieron ser montados los terceros Juegos Paranacionales, ordenados por la Ley 582 de 2000, que debe ser reformada.  La desidia gubernamental y cívica de la sociedad local, desperdició tres años y cuatro meses, tiempo clave para el perfeccionamiento de la organización y sede de estos juegos.  Ahí estuvo, el Director de Coldeportes, "cuña del mismo palo" , Jairo Clopatofsky, "presidente honorario del paralimpismo", durante su efímero reinado burocrático, en el cual no se supo cómo iba y si avanzaba esta organización que miró siempre con desdén. Cúcuta hace ocho meses en incertidumbre total, no conocía ni sabía qué hacer con estos juegos. Un encarte para una ciudad que no estaba sintonizada. 

Ahora es el momento de demostrar cuánto entendieron de qué se trata el asunto; en qué consiste esta competencia deportiva  y el respeto y alcance de la misma. No algo improvisado ni mal realizado, para salir del paso.   Tendrá que demostrar que la organización entiende cómo es el acceso a la participación en equidad, sin barreras, para 1771 atletas con diversidad funcional, con movilidad reducida, ciegos,  con baja visión, sordos e hipoacúsicos, con parálisis cerebral y quienes viven limitación cognitiva.  Toda la complejidad de la rica diversidad humana obstruida en sociedades discapacitantes. 

Cúcuta en esta experiencia novedosa para su establecimiento público, privado y cívico, tiene que responder por entornos accesibles, escenario sin barreras, transporte y hospedajes con garantía de plena accesibilidad  y lo más importante, un comportamiento ciudadano capaz de incluir con respeto a la diversidad de visitantes.  Cali ya tiene la experiencia de los segundos juegos cumplidos en 2008 y puede acoger sin mayores traumas las especialidades de la natación y el ciclismo que ya se cumplió con Bogotá como ganador. 

Todos estos son asuntos por demostrar en la ciudad sede de los Terceros Juegos Paranacionales  2012.  Son muchos los avances obtenidos en 12 años de deporte para colombianos con discapacidad,  en las dos primeras sedes Bogotá y Cali. Lo mejor es el deseo para Cúcuta.

Luego hablaremos sobre por qué cerca de mil  atletas pre inscritos, no pudieron disfrutar de su derecho a participar en estos juegos.  En mayo había inscritos 2800 atletas, en noviembre 24 desfilan 1771  como competidores admitidos. ¿ Qué pasó? . Vamos a ver si continúa el monólogo de Bogotá  que ganó los dos primeros y ya va adelante en los terceros cumplido el ciclismo. 

Vamos a ver los juegos y a hacer el inventario del cubrimiento informativo que realicen periodistas gubernamentales, televisión pública, medios industriales  y  periodistas de a pie que en el mapa deportivo colombiano son la mayoría absoluta. Queremos valorar ese periodismo inclusivo que logre plena sintonía con el significado de un deporte derecho de millones de colombianos, por fuera del giro de los negocios deportivos. Se necesita mucho periodismo con suficiente distancia y competencia profesional, para contar con veracidad, qué pasó en estos juegos.   

Periodismo genuino, servicio ciudadano libre e independiente de compromisos y ataduras, con la responsabilidad ética de contar lo que hay, pero por sobretodo advertir lo que está por hacer, lo que hace falta y encender las alarmas sobre los riesgos vigentes en una sociedad para el cumplimiento efectivo de los derechos de los ciudadanos. Veremos en estos juegos la responsabilidad periodística y mediática con el derecho a la información sobre un evento público financiado por el Estado, juegos que contienen todo el significado sobre la equidad que deberá existir para que nos miremos con respeto como una verdadera sociedad sin exclusión, inclusiva para todos.   Éxitos para todos los actores responsables de sacar adelante a la familia deportiva colombiana.  Muchos éxitos para Cúcuta y en especial para los campeones de inclusión que subirán al podio en los juegos.  El compromiso aquí es con el goce pleno del derecho al deporte. 
Banner
La página oficial de los juegos está en http://www.paranacionales.gov.co/

Escrito por Hernando Ayala M. Periodista.


Por Pablo de Narváez
OPINIÓN
Superar sus propias marcas, capitalizar los sueños, ganarse una medalla. Algunos de los propósitos de 5.144 atletas que compitieron en los Juegos Nacionales 2012 y reflejaron juventud, habilidad, futuro.
Viernes 23 Noviembre 2012
Juegos Nacionales tuvieron un condimento especial: la participación de seis de los ocho medallistas olímpicos laureados en Londres 2002. Faltaron Mariana Pajón, porque en el menú todavía no hay BMX femenino, y el rutero Rigoberto Urán, ambos representantes del ciclismo, uno de los deportes de mayor jerarquía del país y que estuvo emproblemado al inicio de las justas debido a tutelas interpuestas por cinco pisteros de la selección Antioquia penalizados por no haber cumplido el requisito de la carta fundamental de Coldeportes de haber disputado las competencias clasificatorias por sus compromisos deportivos en el exterior.

Los primeros Juegos Nacionales se disputaron en 1928. Y Antioquia, por séptima vez en la historia, segunda consecutiva y sexta desde 1980, se coronó campeona con 144 medallas de oro, 141 de plata y 125 de bronce, revalidando la hegemonía a puro talento. Dominó el atletismo con 25 doradas. Resultados conseguidos, según Jamer Ochoa, entrenador del deporte base en el Urabá antioqueño, cuna de campeones, a una la política departamental comprometida con la realización, fase a fase, de los Juegos deportivos intercolegiados y los Juegos deportivos departamentales. "Hay mucho por hacer. Ahora sólo esperamos la presencia del estado después de los Juegos Olímpicos", dice Ochoa.

Valle quedó en el segundo lugar (120- 110- 106) y Bogotá en el tercero (118- 101- 105). De ahí para adelante (Boyacá fue cuarto, Fuerzas Militares quinto) es notable la brecha que existe en el rendimiento deportivo, afectada a una desigualdad socioeconómica histórica. Aunque Bogotá, con el presupuesto más nutrido de todos, tuvo una sequía de títulos de 1950 a 2004 (año de su última conquista), no tiene representantes en el medallero olímpico y actualmente el IDRD sufre serios problemas de gestión administrativa.

Los Juegos Nacionales constituyen el máximo evento deportivo del país y se realizan, dice la Ley 181 del deporte promulgada en 1995, como iniciación del ciclo selectivo y de preparación de los deportistas que representarán al país en competiciones o eventos deportivos internacionales. "Lo más importante de las justas es el legado de escenarios y la capacitación local que quedó en las regiones. El sistema competitivo es uno de los pilares importantes que tiene el alto rendimiento de cualquier país, los juegos hacen que los deportistas se preparen, y así se puedan detectar nuevos valores", dice Fabio Ramírez, director de los Juegos Nacionales 2012 que fueron organizados por Coldeportes en 14 ciudades de Córdoba, Cauca, Norte de Santander, Valle y Bogotá (en el Club Guaymaral se realizaron los deportes ecuestres). Chévere haberlos organizado en un departamento solamente para dejar huella, sentir el peso del cemento y la enseñanza en presente, pensando en futuro. El próximo año serán en Tolima y Chocó.

Hace ruido pensar en detección de talentos a edades élite. Y hace más ruido que Coldeportes dedique sus fuerzas a desarrollar y orientar programas destinados al alto rendimiento, cuando entre otras cosas muchos campeones siguen surgiendo por generación espontánea. Es ambiguo el Decreto ley 1228 del cual Coldeportes soporta su potestad en la organización de los Juegos Nacionales. La Ley 181 dice, en cambio, que es el Comité Olímpico Colombiano será el encargado de todo lo relacionado con deporte competitivo y de alto rendimiento. Y sila organización de los juegos nacionales es de Coldeportes, ¿por qué no son abiertos y democráticos? ¿Por qué uno de los requisitos para participar como deportista es estar federado, vinculado al deporte asociado a través del club y la liga?

La función de los entes estatales es liderar las políticas públicas destinadas al grueso de la población, a masificar y estimular la práctica del deporte, la actividad física, la recreación y el aprovechamiento del tiempo libre; a formar integralmente a las personas y preservar y desarrollar una mejor salud. No es enoviarse con el deporte asociado coordinado por el Comité Olímpico Colombiano, el 0.05 por ciento de la población, para obtener imagen y codearse con los campeones. "Coldeportes trabaja de la mano del comité para un espectro que no es el suyo, pareciera que hay una confusión conceptual", dice Álvaro Carreño, especialista en derecho deportivo. "En un país con unas mayorías en condiciones de riesgo y vulnerabilidad se requieren más mecanismos públicos y privados que generen movilidad social efectiva, que complementen los programas de subsidios partiendo de un reconocimiento profundo de los ciudadanos que se evidencie en la igualdad de oportunidades de calidad, en el deporte y en todos los ámbitos", anotó para El Tiempo, tras los olímpicos, Paula Moreno, ex ministra de Cultura y presidenta de la Corporación Manos Visibles.

El deporte colombiano necesita urgente una revolución desde sus entrañas. Definir los roles de los actores, emprender una reingeniería con las leyes en las manos de gobernantes valientes e innovadores. Un cambio de mentalidad para construir sobre una estructura sólida y así darle vida, legalidad y carácter a los brazos del Sistema nacional del deporte; articular todas las organizaciones deportivas con sus pares administrativos, caracterizar cada una las formas del deporte y la actividad física. Se trata de una revolución emprendida por las autoridades que tienen las riendas para transformarlo, y por los medios de comunicación que lo investigan, lo difunden y lo analizan, abriendo un debate para generar conciencia y valorar y descubrir ese derecho fascinante, que hoy parece un oasis.

Twitter: @pablodenarvaez7

http://www.semana.com/opinion-online/reingenieria-del-oasis/188602-3.aspx


 
     Red PaPaz DEPORTE 2020

Seguidores