lunes, 28 de enero de 2013

Plan Decenal del Deporte ¿ En los Anaqueles ? ... Baltazar Medina


España 

Baltazar Medina:

“Hay que humanizar el deporte”

'Colombia aspira a mínimo tres oros': presidente del COC  
  •         Los excesos mercantiles están llevando al deporte a una desnaturalización, que amenaza su esencia, dice el Presidente del Comité Olímpico Colombiano.
  •      El Plan Decenal del Deporte se nos está quedando en los anaqueles, afirma el número uno del Sistema de Deporte Asociado en Colombia.
  •         “Hay que profesionalizar la gestión deportiva desde las organizaciones del sistema asociado”.


La impronta de humanista, dueño de un talante comprometido con el ejercicio ético de la función dirigencial, es la esencia del legado de cuatro años de Baltazar Medina como presidente del Comité Olímpico Colombiano. Su vocación de formador, ha marcado el liderazgo ejercido en el periodo más exitoso  del sistema deportivo olímpico que arribó a sus 75 años de historia  en este cuatrienio.

Baltazar Medina alcanzó reconocimiento como capitán del barco olímpico colombiano llevado a  puerto seguro,  o si se quiere  del vuelo que llevó al aterrizaje del  sistema  en el deporte del siglo veintiuno. Los resultados  cuantitativos  y cualitativos lo respaldan.

En diálogo con  D2020 - Disnnet, Agencia de Prensa Digital,   el Presidente del COC  anticipó aspectos de su propio relato sobre lo alcanzado en estos cuatro años.

D2020: ¿Ser presidente del comité olímpico colombiano es lo que usted imaginaba?

Baltazar Medina: Yo por mi actividad del pasado en la dirigencia deportiva desde luego tenía todos los conocimientos de Comité Olímpico Colombiano. Adicionalmente porque había tenido la oportunidad de hacer parte durante cuatro años de la comisión técnica del Comité   y desde luego nada de lo que encontré me sorprendió. Sin embargo, para uno como profesional del deporte, el compromiso tiene que ser buscar que estas instituciones que le pertenecen a la comunidad deportiva sean manejadas de la mejor manera, acorde con los objetivos del deporte y desde luego con los compromisos que debe cumplir el país a nivel internacional.

¿Hoy el sistema deportivo Colombiano que usted dirige está más fuerte, más moderno que hace cuatro años?

Yo diría que sí, pero no por querer indicar que estoy haciendo lo que no se había hecho antes, sino que en realidad el país es un país que viene progresando en lo deportivo, e indudablemente uno ve cada vez más con satisfacción que toda esta estructura que soporta el deporte asociado es una estructura que se moderniza, que crece, que se va profesionalizando y de ahí buena parte de la explicación de los resultados deportivos que estamos obteniendo hoy en día. Si nosotros no tuviésemos unas federaciones comprometidas con su trabajo, unos entrenadores comprometidos a atender bien a sus deportistas, un Estado atento a las necesidades del deporte, los resultados serían otros.

¿Cómo avanzar hacia la profesionalización de la gestión deportiva en Colombia?

Ese es un sueño que ojalá algún día lo pudiéramos materializar. Para mi indudablemente es una de las grandes fallas que tenemos con una sola explicación: el estado no tiene con qué asumir todo el costo económico que tendría esa profesionalización, entendiendo por profesionalización que quienes hoy desempeñan esos cargos puedan ser personas a las que se les exija un perfil profesional y desde luego se les pague una remuneración sueldo por su trabajo. Sin embargo creo que eso no exime a que quienes hoy voluntariamente aceptemos estos cargos, lo hagamos con mucho profesionalismo y con mucha responsabilidad.

¿Qué hacer en un mundo cada vez más competitivo en lo económico para humanizar el deporte y no solo enfocarlo en el factor negocio?

Yo creo que esta es una reflexión que no solo tiene que hacer la comunidad deportiva, sino la comunidad en general. Para mí el excesivo interés que la sociedad de consumo en general está poniendo al campeonismo en el deporte, los está llevando a incurrir en una serie de excesos que están desnaturalizando el deporte y el día que pierda su naturaleza humanística en el sentido de que es el hombre que lo practica quien debe tener sus mayores beneficios, quizás sus únicos beneficios, yo pienso que ese día la sociedad tendrá que reflexionar seriamente acerca de la continuidad del deporte. Yo pensaría que la responsabilidad y el compromiso es de todos, y la palabra para mí correcta, específica para referirnos a la tarea que tenemos a futuro es esa: Cómo humanizar el deporte.

¿Cómo construir una ética deportiva en toda la sociedad?

Colocando por encima de todos los intereses superiores del deporte. Estos, no tienen por que capitalizarse a favor de intereses particulares, es la única forma de construir una ética y aproximarnos cada vez más a los valores que inspiraron al barón Pierre de Coubertin para instaurar los juegos olímpicos de la sociedad del momento porque desafortunadamente poco a poco nos hemos ido alejando. Esa es una de las razones por las cuales, por ejemplo, el Comité Olímpico internacional instauró los juegos olímpicos de la juventud con el propósito de preparar a los jóvenes desde alguna edad temprana para que vayan a los Juegos Olímpicos no solo animados y motivados por el triunfo, por la medalla, sino motivados por la hermandad, por la confraternidad, por la amistad que se puede hacer a través del deporte.

¿En qué sentido el comité Olímpico internacional habla de una gobernanza en el deporte?

Yo pienso que Jacques Rogge cuando se refiere a la gobernanza en el deporte, tiene que ver con lo que el deporte incide en las comunidades como un factor de desarrollo social, y desde luego a la orientación, a las decisiones que hay que tomar acertadamente por quienes tenemos las responsabilidades dirigenciales en el deporte para poder cumplir esa función social del deporte de la cual desafortunadamente a veces nos alejamos mucho.

¿Hoy el sistema olímpico Colombiano está más conectado con la ciudadanía?

Yo creo que el comité olímpico Colombiano tiene que, de alguna manera, bajarse a la base de la pirámide del deporte. Nosotros no podemos colocarnos   en el vértice de la pirámide, sino estar en la base interactuando con todos los agentes y actores porque todo lo que se haga o todo lo que pase en el deporte de alguna manera incide en todo lo que tiene que ver con la función social de Comité Olímpico Colombiano.

¿Cómo va el asunto con el plan decenal del deporte? ¿Se han agotado las metas o de qué manera se está implementando?

Las metas no se han agotado. Debo hacer un llamado a la dirigencia deportiva porque yo creo que el Plan Decenal del Deporte se nos está quedando en los anaqueles, el plan decenal del deporte hay que mantenerlo encima del escritorio para confrontar todos los días nuestros logros, nuestros programas con lo que está previsto allí para decir si estamos contribuyendo al logro de estos objetivos.

¿Cuáles son los tres grandes propósitos que usted desarrollaría en cuatro años más al frente de la presidencia del Comité Olímpico Colombiano si así sucediera?

Yo creo que hay que darle a las federaciones deportivas una sede digna.  En ese aspecto Coldeportes nos ha manifestado su compromiso de darle respuesta a esta inquietud del deporte asociado. Es indudable que tenemos que apuntarle a seguir insistiendo en la posibilidad de la construcción del Museo Olímpico. Tenemos que centrarnos en el tema de la formación y capacitación de los entrenadores.

Yo no comparto para nada la posición de algunos técnicos nacionales que de una vez quieren cerrar la frontera para que aquí lleguen técnicos extranjeros. Yo diría que los técnicos extranjeros que vienen deben tener un doble propósito, de un lado ayudando al proceso de preparación de los atletas, pero del otro lado hacer escuelas con los entrenadores nacionales, y desde luego el comité olímpico debe seguir avanzando en su modernización administrativa y en todo lo que tiene que ver con el apoyo a la gestión tanto de las federaciones como del mismo ejecutivo del comité.

¿En estos cuatro años en la presidencia tuvo alguna oposición?

La verdad uno siempre tendrá oposición, y yo pensaría que es saludable para cualquier administrador tener oposición, porque a veces son los contradictores los que lo hacen a uno caer en cuenta de sus errores más fácil que sus amigos. En ese aspecto yo diría que bienvenida la oposición desde que esta se haga con las cartas sobre la mesa, y se haga sobre todo con propuestas.

En una política de construcción de ciudadanía deportiva y de ciudadanía olímpica ¿Cómo enseñar a los colombianos la ética del juego limpio y de ganar con el mayor esfuerzo?

Yo creo que esa es una tarea prioritaria que todos tenemos. A mi me parece que todo pasa por el cumplimiento de las normas, desde luego la práctica del juego limpio es algo que nosotros hemos convertido en una predica y no en un propósito, es decir, hablamos del juego limpio, pero nadie se compromete con el juego limpio. Y yo diría que lo que hay que revisar serían los compromisos y las acciones de quienes de alguna manera somos responsables de estos temas.

¿Qué hace que haya valido la pena estos cuatro años al frente del comité olímpico?

Yo creo que para uno como simple aficionado al deporte, en el caso mío como profesional del deporte que soy, el sentir que nuestro país progresa, que tenemos reconocimiento internacional, que nuestra juventud tiene ya subsidio en los deportivos propios, que ya no tenemos que importar ídolos de otros países y que esto se convierta en modelo para la juventud colombiana no solo es una gran satisfacción, sino que es un logro que justifica cualquier esfuerzo que uno haga por prestarle este servicio al país.

En la segunda entrega  del reportaje de Baltazar Medina  con  D2020, abordamos temas como  el deportista mercancía  y las trampas del dopaje en el deporte.  El dopaje responsabilidad del deportista. La gerencia necesaria en las federaciones deportivas. La baja oferta de empleo para los administradores deportivos egresados de las universidades. La necesidad de un Conpes del deporte.  El prestigio del deporte colombiano entre los patrocinadores privados.  La modernización administrativa del COC. Metas cumplidas entre 2009 – 2013.  Atención a entrenadores y autoridades de juzgamiento.  ¿Oro olímpico masculino en Río 2016?   ¿Somos potencia deportiva?
 
Contenido D2020  Agencia de Prensa sobre Deporte. Visión precisa, miradas diversas. 
Análisis, Investigación y Opinión.    

Hernando Ayala M. Periodista
Escrito por Hernando Ayala M. Periodista.


     Red PaPaz DEPORTE 2020

domingo, 20 de enero de 2013

El tsunami Armstrong, daños colaterales y oro olímpico colombiano ...


España


El tsunami Armstrong ¿ Qué más se llevó por delante en sus daños colaterales ? 

Río 2016: la primera medalla de Oro Olímpico 
para un colombiano, ¿ Una meta más lejana sin el ciclismo ?   
  • Si el ciclismo fuera excluido como deporte olímpico, las cuentas de oro posible para Colombia en 2016 se verían más distantes.  
  • ¿Puede el COI sacar de competencia a una disciplina emblemática del sistema, basándose en el "ventilador"  de un tramposo?. Sería un desaguisado de marca mayor.  O acaso Armstrong es la punta del iceberg, gota que rebosa la copa de una pandemia sin cura. 
  • ¿Cuántos no pueden "tirar la primera piedra"  para hablar de mentira y trampas en el deporte? .
  • ¿Cómo sería el deporte si se "legalizara" el dopaje? ... todos compitiendo con sustancias hoy prohibidas ...   demasiados lo hacen hoy de agache. Deshumanización del deporte. 
Hernando Ayala M. Periodista
¿ Es Lance Armstrong, una anécdota tristemente célebre, parte de un sistema,  el culpable de la horrible noche que vive hoy el ciclismo orbital ? . ¿ Un individuo podía sólo y sin complicidades sistémicas, crear semejante berenjenal ?   ¿Le hace un "favor" el mentiroso histórico del ciclismo al deporte profesional, al destapar todo lo que ha desnudado hasta ahora ? .

El mundo sigue elucubrando sobre las consecuencias del tsunami Armstrong y todo lo que hay por ver en el deporte mundial, después de mirar todos impávidos pasar agachado al insolente pedalista profesional que ganó en pleno siglo veintiuno  lo que nadie podría ganar en competencia limpia. Esto no puede quedar ahí, en una espuma mediática, dejar que pase y volver a la supuesta normalidad. El ciclismo y el deporte negocio del mundo, tienen que ser algo diferente después de la vergüenza para todo el sistema, por cuenta del caso Armstrong. 

En sociedades humanas como la colombiana, sometidas a la plaga de la corrupción desbordada, circulando todo el dinero fácil de las trampas, en estos lugares es verdad sabida quienes son los corruptos, dónde están, qué ostentan robado y cómo siguen investidos de inmunidades y dignidades públicas, sin que nadie pueda hacer nada por falta de pruebas. La expresión "nuestros ciclistas corrían a base de panelitas y aguadepanela, mientras   otros competían con epos, transfusiones y otras sustancias", expresada por Jorge Ovidio Gonzales, Presidente del ciclismo colombiano,  contiene verdades profundas y nítidas como los puntos cardinales de la corrupción pública entre nosotros. La mayoría mirando para otra parte a sabiendas de los ilícitos, abusos y violaciones que se cometen a diario en sus narices.

En el escenario probabilístico de que ocurriera el exabrupto de que el sistema olímpico dejara por fuera al ciclismo como deporte de su ciclo competitivo, ( rotunda especulación hoy sobre el tapete), Colombia sería víctima de este daño colateral causado por un tramposo con ayuda de un sistema cuestionado.  Algo así como si Mariana Pajón perdiera  la opción de ir por el oro olímpico en 2016,  por cuenta de las trampas de Armstrong. El absurdo en su máxima expresión, que no debe ocurrir.  

Sin ciclismo, ¿más difícil ganar el primer  oro para un colombiano en unos juegos olímpicos? 

Si bien es cierto que "es mejor ser rico que pobre", también es verdad que "los pobres sabemos ser más felices y disfrutar con poco". No es un consuelo incitante a la mediocridad, es una realidad. Los malos ricos (hay buenos también) en su insatisfacción van perdiendo la felicidad de soñar y gozar. Las 18 medallas de oro olímpico ganadas por Michael Phelps, veintidós en total ganadas en los Juegos Olímpicos como el deportista histórico con más presencias en el podio, no producían en Londres 2012 la misma explosión de felicidad que en Colombia  desató el oro de Mariana Pajón. Había voces que decían que "Phelps tan solo había ganado dos medallas de oro" y cierto tufillo de inconformidad gringa que quería más del nadador. Así funciona la naturaleza humana, más desde el "podio" de los ricos.  

El deporte colombiano regresó de Londres  convencido de que "somos una potencia deportiva, modelo para el mundo". Ya habíamos ido a Moscú a argumentarlo. Se trata de la esencia soñadora, optimista y naturaleza resiliente, que nos llena de alegría con lo que somos y ganamos a pulso, en franca lid. Estados Unidos como potencia ha ganado millares de medallas de oro olímpicas.  Phelps, solo él,  18 en total.   

La realidad histórica de 80 años del deporte olímpico en nuestro país muestra que aún un colombiano, género masculino, primer hombre, no ha subido al podio de unos juegos olímpicos a recibir oro.  Tampoco hay oro paralímpico en la era de la alta competencia.   Dos mujeres han ganado las dos gloriosas, felices y bien disfrutadas medallas de oro olímpico que tiene Colombia. Esta reflexión no es para mortificar, ni demeritar. Es para tener presente lo que debemos conseguir sin perder las proporciones.  Realidad pura.      

El gran desafío en Río 2016  es ganar oro olímpico masculino. Equidad de género en el máximo rendimiento.  "Que dejen competir al patinaje y lo verán" es la opinión de muchos en el común.  El ciclismo que tuvo en Londres el oro masculino a 200 metros de la meta, es una opción real  en ese sueño. Vía competencias en ruta  o  BMX.  El ciclismo es deporte emblemático en el programa olímpico. Los males del sistema, desnudados por un insolente, no pueden sacar esta especialidad de los Juegos Olímpicos. La solución ha de ser más responsable, ética, equitativa y practicable. El punto no es vender el sofá.  O acaso como en la penumbra del narcotráfico, plaga de la humanidad, ¿ todo queda arreglado legalizando la droga ? ... ¿ será que todo se arregla  si todos corren dopados ? .  "Nunca seremos libres del dopaje", afirmó Pat McQuaid, Presidente de la UCI.   Es posible que esa sentencia tenga al movimiento olímpico pensando en excluir al ciclismo.  Eso no puede ocurrir.  //

Ver y escuchar contenidos relacionados. 

  1. Armstrong ¿Víctima del Sistema? 
  2.  Escuchar Audio Jorge Ovidio Gonzales. 
  3. El posible ventilador de Armstrong. 

Historias actuales de dopaje colombiano. ¿ Cómo va el caso de dos atletas colombianos acusados de presunto uso de sustancias prohibidas ? . Hasta ahora todos debemos presumir la inocencia de Diego Palomeque, sacado de los Olímpicos Londres 2012 por esa acusación y  Omar Pinzón, nadador, quién resultó señalado en los Juegos Nacionales Colombia 2012.  Confiamos en la responsabilidad  y ética de las autoridades deportivas para proclamar la inocencia o culpabilidad de estos dos deportistas.  

lunes, 7 de enero de 2013

EN EL MOMENTO Y LUGAR PRECISOS, CON LA VARA MÁS ARRIBA AHORA ¿ 2013 SERÁ OTRA VEZ AÑO DE BOTERO Y COLDEPORTES ?


                                                                         www.deporte2020.com       https://twitter.com/DEPORTE2020
A nadie en la Dirección de Coldeportes le fue tan bien como al hoy  Ministro del Deporte Colombiano

Cuando los  astros se alinean y el universo conspira a favor: 
Nada le salió mal  a Botero.  ¿ Cómo irá a hacer para superar el punto alto ?

  • Le tocó la cosecha más grande en la historia del Olimpismo colombiano.  
  • En diez meses organizó  Juegos Nacionales y Paranacionales, cuando no había nada que hiciera pensar en el éxito de este compromiso nacional. 
  • Le salió bien  Supérate  el programa Santos en el deporte social.   
  • Engranó a favor de la gestión el nuevo esquema burocrático con el Departamento Administrativo del Deporte.   
  • ¿ Cómo irá a hacer para dar más en 2013 y 2014 ?  

Hernando Ayala M. Periodista
La demostración más contundente de que el deporte no significa nada en el negocio electoral de un país que vive aturdido por la politiquería día a día, es que a Juan Manuel Santos, Presidente de Colombia, nadie le reconoce ni le da puntos de favorabilidad en las encuestas pro reelección, por cuenta de su año redondo en el deporte. Que no se llamen a engaño los políticos de profesión si tratan de congraciarse con la nación deportiva. Ver artículo del ex ministro Zuluaga de hacienda.  

Si no hay réditos electorales para nadie por cuenta del deporte que nunca eligió  a nadie, los hay todos para una autoridad reconocida en el país deportivo. Tradicionalmente en sus cuarenta y cuatro años, Coldeportes fue entregado a "aparecidos" convidados en el ajedrez de las cuotas burocráticas que se reparten. Hubo un par de gobiernos donde el tema era tan intrascendente, que le fue entregado el manejo del gobierno deportivo a dos autoridades del periodismo, con cero experiencia administrativa y menos en la gestión pública. Recordar a Don Mike Forero Nougues, decano del periodismo deportivo colombiano y su sucesor el excelente periodista y gran crítico con independencia del mundo político, Don Julio Nieto Bernal (qpd). Hicieron lo que pudieron con decoro y sin plata.  Era como entregarle la selección de fútbol del Brasil  al periodista más crítico, para que mostrara que tanto era lo que hablaba. 

Andrés Botero Phillipsbourne, no necesita panegíricos ni apologías oportunistas de nadie.   Con la misma distancia, autonomía  e independencia con que observo siempre el vaso medio vacío, el foco puesto en lo que falta,  con esa misma postura, no puedo menos que reconocer en Botero, señor serio,  la autoridad que le compete  por su carrera completa en el deporte de Colombia  y vinculado al sistema olímpico internacional merced a su gran prestigio.   Nunca antes el sector deporte, la comunidad deportiva, se sintió gobernada por alguien  de total respeto en el tema.  Eso es un presupuesto de mucho peso para lograr metas superiores. Todos alineados por la credibilidad de la trayectoria, los resultados y la gestión.  No hubo antes un líder con tal peso específico al frente del gobierno deportivo. Santos hizo la contratación estelar en este ámbito. Le recomendaron bien reparar el gafe cometido con el  senador quemado que nombró al comienzo. 

Unanimismo No

Pero no todo está terminado. Hay demasiado pendiente por realizar. El unanimismo es dañino en la gestión de lo público y le abre paso a la descomposición de un sistema donde solo hay amigos. Botero con la sapiencia  y austeridad  de pantalla que no tuvo su antecesor, sabe que falta demasiado por resolver.  El gobierno del sector que preside, no es solo alto rendimiento y logros internacionales que tanto bien le hacen a la autoestima de la sociedad que tiene en el deporte su factor de unidad. 

El Ministro Botero, tiene la responsabilidad de convertir en realidades, implementar la política pública en deporte para el desarrollo social, actividad y cultura física, recreación y aprovechamiento del tiempo libre. Todo ese ámbito que constituye al deporte en excelente herramienta de inclusión social.  Para lograr implementar esa política, escrita en el plan indicativo decenal que avanza en su cuarto año, necesita voluntad y presupuesto. Finanzas públicas y privadas. 

El punto alcanzado no lo puede adormecer en los laureles y sus desafíos tienen la vara más alta hoy que antes.  Él y su equipo no se pueden permitir distraerse en las adulaciones y lambonería de quienes seguirán pidiendo.  Botero tiene todas las horas de vuelo y la visión más alta sobre la gestión. Pero no se puede quedar solo en el horizonte internacional que es su hábitat  pues en la parroquia   hay demasiado pendiente.  Hay que ordenar un sistema inequitativo con una brecha gigante  entre tres departamentos que disputan los Juegos Deportivos Nacionales  y el resto de los territorios que son el 90% del país. Entes territoriales de gobierno plagados de politiquería, los municipales,  el deporte asociado en esos niveles totalmente atrasado.  El contraste de Bogotá y Medellín  siglo 21  frente al Chocó y Guainía siglo 19, en su realidad social,  no puede seguir sin atender en el ámbito deportivo. 

La sociedad digital tiene que ser herramienta clave para conectar al sistema deportivo de todo el país, sintonizado en una misma frecuencia de pensamiento. Ese es el liderazgo y la linea que  debe impartir  el Ministro del Deporte, con su equipo.  Es necesario conocer como funciona y qué hace una instancia como el Consejo Nacional del Deporte, que no puede convertirse en comité honorífico excluyente y cerrado, después de clausurada la Junta Directiva que tuvo Coldeportes con algo de participación del deporte asociado.  Mayor presencia ciudadana y control social en la gestión que debe ser en urna de cristal. La política pública sectorial para el derecho al deporte de todos los colombianos en situación de discapacidad, está muy lejos de cumplirse con la mirada distante que hay sobre la estructura deportiva en este tema de inclusión en  actitud totalmente excluyente, con permisividad del gobierno por omisión. Tres federaciones eligieron gobierno para un sistema equiparado al deporte federado del sistema olímpico con 50 federaciones. Es no tiene ni equidad ni inclusión, ni presentación. Al margen está todo el país de la comunidad de personas con esta condición de vida. 

Los World Games 2013 en Cali, que es esperado como el evento mundial más importante en la historia de Colombia, superando en organización e inclusión social a los Suramericanos de Medellín 2010, serán clave en el año de la gestión deportiva.  El logro de la sede de los Juegos Olímpicos Juveniles 2018 para Medellín, sería otro hit de este dirigente del Olimpismo.  Pero más allá de esos acontecimientos mediáticos, la gran responsabilidad del gobierno sectorial dirigido por Botero, está en no dejar excluida a la mayoría del país de las mieles que hoy disfruta el deporte.   La vara esta bien alta y  2013  medirá  si había talla o no de auténtico Ministro del Deporte para todo el país, en el más prestigioso gobernante del sector en la historia de la gestión pública. Por ahora  todo le ha funcionado en su primer año. Faltan dos por lo pronto  o seis  si  es que Santos repite.  Es la oportunidad para dejar un legado histórico y sin antecedentes.   <>
Cambio en diez meses

Deporte, Olímpicos, Londres 2012, los Hashtag con la audiencia más masiva en  twitter la red social de mayor influencia.  La palabra favorita de los estadounidenses de 2012 es Hashtag.   

El término de Twitter
Microblogging o Nanoblogging, es la práctica mediática de mayor influencia, aceptación, relevancia y prestigio hoy en el mundo.  La vida digital ha cambiado las relaciones de poder comunicativo en el género humano. Twitter es el mayor referente como medio de difusión de ideas y contenidos, utilizando la síntesis para transmitir mensajes en 140 letras o caracteres.  En esta influyente red global, el recurso del Hashtag es la forma de marcar las mayores tendencias temáticas con mayor número de receptores.  Esa palabreja es la preferida entre los habitantes de Estados Unidos.  Los hashtag más vistos en 2012, fueron sobre deporte, juegos olímpicos, Londres 2012 por ser sede de la cumbre mundial de la competencia deportiva élite.   He ahí la trascendencia de la nueva realidad informacional  que nos sitúa en un escenario distinto y distante a la mediación convencional de los medios tradicionales.  El peso del deporte en la sintonía de la humanidad, es primero e incuestionable.   Adjunto reproducimos nuestro contenido sobre  más medios nuevas, múltiples y diversas audiencias.  

Escrito por Hernando Ayala M. Periodista.
    



Revista Olímpica Noviembre

 
Comunicación y Deporte
Más Medios, Nuevas Audiencias Multideportivas

> Construir ciudadanía para el desarrollo deportivo, exige sintonía con la diversidad de especialidades.
> Gobernanza de cara al desarrollo social con la fuerza del deporte. 

Escrito por Hernando Ayala M.  Periodista

El orden informativo en la sociedad global mutó desde la caída del paradigma del denominado cuarto poder que se las creyó para permitir ser usado por los tres primeros, el rol cumplido por el periodismo focalizado y asociado con el ejercicio de  la política por intereses sobre lo público, en actitud omnipotente para manejar a su albedrío económico el derecho a informarse e informar sobre los asuntos de todos, de manera parcial y excluyente.  

Así se comporta aún el periodismo industrial por agendas de intereses corporativos e individuales, sin darse por enterado de la realidad que despertó el poder ciudadano, provisto de medios para contar de manera directa su realidad, sin antesala ni ruego a la intermediación de la estrategia informativa segregadora propia de la lógica industrial. 

Extrapolar de este mapa de la realidad  la información pública negocio, subsidiaria del deporte industria, renglón económico, factor de rentabilidad e inequidad enmarcada en el ordenamiento legal, muestra como esta área informativa se va a auto excluir si no es capaz de aterrizar en la realidad informacional del siglo veintiuno, donde el poder hegemónico de las industrias mediáticas ya no surte el  mismo efecto.   “Los medios no son todopoderosos, sino tienen efectos ‘limitados’, al menos en algunas áreas” (Terrero, 2006)

Los medios tradicionales y el periodismo industrial, permanecen anclados en el esquema inequitativo sobre el derecho a la información de la diversidad de audiencias deportivas. La gestión informadora monotemática, uniforme, con el sentido excluyente de la competencia mediática, rating centrado en el deporte rentado, mantiene la balanza inclinada lejos de la equidad e inclusión  informativa que dibuja un mapa con un 90% y más, de espacios y superficies de industria mediática masiva tradicional,  para contenidos deportivos del 5% y menos de las especialidades deportivas.

Una de cada diez disciplinas tienen titulares, páginas y horas de narrativa sobre deporte en medios industria.  Por contrapartida, nueve de cada diez especialidades van a un rincón denominado "Otros deportes". Todo eso sí, dentro de la legalidad de la libre empresa y su lógica de rentabilidad. 

Juegos Olímpicos y multideportivos Nacionales una vez cada cuatro años

La realidad informativa es otra hoy y determinó nuevas estrategias de la industria de medios para no perder el negocio. El foco de las audiencias uniformes, homogéneas, centradas en las versiones únicas de los micrófonos y cámaras industriales, es asunto  pasado. 

Hoy la diversidad de narraciones, versiones y voces de ciudadanos con competencias informadoras y canales de expresión libre, va dejando de lado las exclusividades.  El monopolio de audiencias mediáticas por ausencia de opciones para elegir, es cada vez menor.

“El reciente protagonismo dado a la actividad de la audiencia tiende a desembocar en la concepción de ésta como un ente autónomo  y abstractamente creativo.” (Callejo, 2010).

El tiempo de la sociedad pegada del transistor, aguantando emociones para luego estallar en júbilo, va quedando en la historia de las grandes epopeyas mediáticas. Dejar la suerte informativa del deporte en su amplio espectro de diversidad, en manos de la industria del rating, es un acto de poca responsabilidad. La industria mediática impuso su agenda mientras fue omnipotente, omnipresente y exclusiva.  Convertía en moda de pocos días a deportes y campeones que luego volvían al anonimato e invisibilidad. Como en cada temporada de  Juegos Olímpicos, o regionales del mismo ciclo, o multideportivos nacionales. Unos pocos días cada cuatro años. Sin profundidad, ni contexto, ni información suficiente. Solo datos de resultados a la carrera.

El desarrollo deportivo y la formación de cultura y ciudadanía desde y para el deporte, no puede permitirse el "lujo desacierto" de permanecer a la suerte de la inequidad natural en los medios tradicionales y su estrategia legal de rentabilidad. 

 
Ciudadanía y Comunidades Deportivas Informadoras Sintonizadas con sus Derechos y Competencias  en la Transmedialidad

El periodismo, los periodistas, asumieron la responsabilidad por supervivencia, de reinventar la dimensión, comprensión y esencia del servicio que deben prestar.  A eso los obliga la realidad informacional de la sociedad digital. Los medios sociales transformaron la ecuación de poder en el ejercicio de lo público. Los invisibles de antes ya tienen rostro, identidad, representación social e imagen pública, por autogestión sin intermediación.  Las redes de ciudadanos informadores que fluyen en el goce efectivo de su derecho a informarse bien e informar con equidad, están para quedarse. 

Cada especialidad deportiva tiene la posibilidad de construir su propia comunidad  informadora e informativa. Sus propios medios con sus narrativas y contenidos autónomos. Ya no estarán obligados a vivir la frustración eterna de la invisibilidad en la mediación de la información. 

La era de la diversidad, derechos y ciudadanía, ofrece y demanda sintonías diversas con múltiples audiencias por intereses comunes. 

Los medios sociales que vinieron para quedarse y formar comunidades informadoras,  constituyen canal esencial de las nuevas relaciones sociales en el goce efectivo, ejercicio  y salvaguarda del derecho a la comunicación, acceso a la información y a una representación social inclusiva en equidad. 
Los usuarios pasivos, consumidores de medios y contenidos sin digerir, cada día son menos para dar paso a audiencias activas, diversas, con visión crítica, autónomas con capacidad para sintonizarse en sus propias narrativas, lenguajes, y acceso de distintas maneras a los contenidos de acuerdo con sus intereses y funcionalidad. La masa crítica que necesita el deporte para su sostenibilidad y evolución hacia buenas prácticas de gestión, se está formando en cada ámbito deportivo. 

El odioso rincón de los "Otros Deportes", cada vez se irá hundiendo en el olvido pues las audiencias específicas ya tienen primera página, superficie y tiempo 
completo para cada especialidad en sus propios medios con alcance global ilimitado y permanencia ininterrumpida al aire. La libertad informativa que ofrece la sociedad digital  3.0  -  4 G , es lo más parecido a la equidad que es el horizonte posible hacia donde caminan los seres humanos con decisión y capacidad transformadora. 

El deporte, herramienta de convivencia y desarrollo humano y social en la diversidad, tiene cómo romper el dique represor de la exclusión informativa. Cada comunidad deportiva es responsable hoy de su propia realidad y destino comunicativo, informativo y público.  Quien quiera comprender que asuma el compromiso sin culpar a nadie de la negligencia por no hacerlo. Lo exige el verdadero liderazgo de la gestión dirigencial y ciudadana.  <> .   H. A. 

  

Terrero, J. M. (2006). Teorías de comunicación, Universidad Católica Andrés Bello, Ciudad Guayana, Venezuela.  
Callejo, J. (2010). Audiencias activas: Una aproximación empírica en el nuevo sistema televisivo español., Comunicación y Medios, Diversidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), México.  








Seguidores