jueves, 9 de enero de 2014

Periodismo deportivo más libre y autónomo


DEPORTE VISIBLE 2020 

Paso adelante
Periodismo deportivo más libre y autónomo
  • Repensar y resignificar el oficio con mayúsculas.
  • 2013 es un avance en fortalecimiento y presencia gremial de ACORD. 

    *Escrito por Hernando Ayala M. Periodista.


Los hados preferidos hoy por la humanidad son los atletas con sus victorias. Representan la excelencia, persistencia, disciplina, consagración, los mejores valores de la existencia. En ellos se conjugan los sueños de gloria que inspiran a los seres humanos. Van sobrepasando toda la resignificación y mutación permanente de valores en la ética de la vida social, en un mundo vertiginoso, fuera de control.  Tienen el privilegio de ser más queridos que los profetas de los diversos credos, pues en todas las comunidades confesionales y expresiones de fé, hay acogida para estos símbolos de victoria. Igual en la diversidad de sectas ideológicas y políticas.  Nada pone de acuerdo a una sociedad y a la comunidad de naciones, como la excelencia y triunfo limpio de un auténtico campeón deportivo. Un lugar común para contextualizar el tamaño de la responsabilidad de los relatores de esta realidad singular. Quienes cuentan las hazañas y procesos de un campeón en toda su dimensión humana y mítica. 

Los periodistas deportivos tienen semejante responsabilidad, contar, explicar, ayudar a comprender y acompañar el camino de los grandes referentes en todas las sociedades, que sobrepasan todas las diferencias para convertirse en identidad. Los periodistas del deporte, cronistas, redactores, narradores, comentaristas, informadores, tienen la obligación insoslayable de emular en su oficio la excelencia de quienes son sujetos de su narrativa. No pueden ser subalternos  ni estar subordinados a consideraciones ni intereses inferiores a la veracidad de las historias preferidas por todos los seres humanos. Los periodistas no pueden ser más célebres que los campeones y sus relatos.   Los resultados de experiencias prensa escuela, han dicho que los niños se relacionan con su derecho a informarse e informar, en el uso de medios, a través de los relatos periodísticos del deporte. En síntesis, ser creíbles al referirse a los  paradigmas limpios de una sociedad ávida de buen ejemplo, demanda excelencia en el ejercicio del periodismo servicio. Cualquiera puede hacer ruido y decir cosas a través de una herramienta mediática, pero muy pocos son creíbles y llegan a la  cima de la credibilidad que representa el podio periodístico. Un proceso de selección semejante al de los atletas.  Más ahora que las audiencias son no cuantificables y autónomas.    

El periodismo que es uno solo y dentro de él la especialidad deportiva, tiene el deber de repensar y resignificar su dimensión, dirección, magnitud y sentido, en una sociedad que necesita referentes para creer en el valor de pertenecer a una identidad colectiva. Por ello desaprender y aprender es un imperativo  constante, sin pausa. La mutación permanente del conocimiento, del ejercicio de las profesiones, convierte en inaceptable la resignación a permanecer en el pasado. Deporte del siglo veintiuno necesita periodismo contemporáneo, con una mirada holística de su mandato como servicio ciudadano. Periodistas omnipotentes que "todo lo saben" y nada pueden aprender,  no clasifican en este tiempo. El periodista es mandatario del derecho a la información del ciudadano. 

De ese tamaño es el valor de la tarea constante que debe llevar a cabo una organización gremial como la ACORD, entidad responsable de alcanzar toda la credibilidad, su esencia, en su contexto social. En sintonía con ese precepto debe ser valorado el empeño en facilitar mayor aprendizaje, nuevas competencias, capacitación para la totalidad de los periodistas, agremiados o no, históricos, viejos, jóvenes, emergentes, figuras mediáticas o no. Vale recordar que ser el rostro de un medio de alto rating, una industria,  no garantiza la credibilidad que debe ganar un periodista. Los mejores periodistas del mundo no han sido empleados de medios industriales.   Ruido no significa ni es igual a credibilidad.

Las tareas realizadas por ACORD durante 2013 por la cualificación de la profesión, - el oficio de la agremiación ha de ser el crecimiento del servicio periodístico - , permiten aspirar a mayores desafíos. Periodismo superficial, liviano, predecible, repetitivo, sin novedad ni aporte a las audiencias, no aplica, no sirve. Cada día las audiencias serán mejores y amenazan en su autonomía con rezagar  al periodismo estático. 

El Seminario Internacional sobre manejo de grandes eventos en medios, ha estado alineado en esta dirección. Un paso para avances sustanciales en el proceso que no puede ser cortado. Tiene que ser constante.    El Deportista del Año ACORD 2013, deja un mensaje de autonomía gremial  que se debe consolidar  con la esencia de esta comunidad profesional. Ha de ser un premio con más credibilidad  que ruido. Siempre por encima la reputación de un galardón otorgado por elección realizada por los periodistas dueños de plena credibilidad en sus comunidades informativas y audiencias mediáticas.    Cada día  merecemos un periodismo más sustancial, profundo, capaz de mirar el fondo, para no estar expuesto a las veleidades de agentes de intereses que siempre irán tras de la sumisión del periodista. El periodismo no puede ser subalterno de nadie, ni siquiera del ego del periodista.   Paso adelante ACORD. 
 
*Escrito para Periódico Récord ACORD

Contenido  D2020  
Periodismo   Deporte Visible 2020 
Visión Precisa con Diversas Miradas.
Investigación. Análisis y Opinión  en  
Gobernanza, Control Social, Políticas Públicas Deportivas, SND.
Central de Pensamiento, Opinión, Comunicación  Educación, Ciudadanía.  
Periodismo Documental. 
www.deporte2020.com
         
DEPORTE 2020
Red PaPaz 

Seguidores