miércoles, 9 de marzo de 2016

María Luisa Calle ¿Cómo entender su legado?































AUDIO 





La primera vez que un nombre colombiano subió al podio olímpico desde una bicicleta, en representación del deporte emblema nacional que ha dado los más resonantes títulos en el mundo,  en los ochenta años de historia del movimiento en el país, fue en Atenas 2004, con rostro, tenacidad y orgullo femenino.  Antes de Maria Luisa Calle Williams, no hubo nadie del ciclismo colombiano con una medalla olímpica en su pecho. ¡ Dos veces tuvo que ganársela! El estigma del dopaje la atacó de manera injusta en esa oportunidad.  

No soy quién para juzgar ni al ser humano ni tampoco a una atleta con la capacidad de María Luisa Calle y toda su cosecha de triunfos durante la más prolongada carrera competitiva de una ciclista con nuestra bandera. Ella fue la abanderada en Beijing 2008 con la frente en alto. Siguió adelante en su admirable trayectoria deportiva en el máximo rendimiento. Pero ¿cómo entender de manera justa, veraz y fidedigna para contarle a la posteridad deportiva de Colombia la realidad deportiva hoy de Maria Luisa Calle?  “Ha firmado una carta aceptando que se dopó y que cumplirá una pena de cuatro años sin derecho a competir” dice la prensa. 

Esta realidad le plantea una obligación ética y moral a  Maria Luisa Calle. La ética es la conciencia, único juez de ella como ser humano. La moral es su comportamiento en cumplimiento de sus deberes frente a la confianza que le otorgó la nación, con todos los méritos alcanzados.  ¿Cómo explicar esto Maria Luisa a niños, jóvenes y esforzados atletas que creen con firmeza y se sacrifican por el juego limpio? . Algo tiene que hacer desde su fuero personal esta atleta que ha recibido todo del deporte, por su mérito y sacrificio. 

Primero debe quedar muy claro y sin ambigüedades, que fue lo ocurrido en verdad.  Segundo, como se supone no pudo ser nada distinto a un “accidente” químico, porque no habría otra explicación comprensible de alguien que vivió lo vivido en Atenas 2004, Maria Luisa Calle tendría que hacer de esta mala pasada, una oportunidad para abanderar un proceso educativo para construir conocimiento colectivo para una cultura contra el uso de sustancias prohibidas y una ética del juego limpio que se instale para siempre en la integridad de cada uno de los atletas colombianos.
No de otra manera sería aceptable el legado que merece dejar en la memoria del olimpismo colombiano y todo el deporte nacional, el ciclismo en todas sus expresiones,  para la historia la ganadora de la primera medalla olímpica para el deporte insignia de Colombia.  Algo convincente tiene que hacer Maria Luisa Calle, en este el año ochenta del movimiento olímpico colombiano.  Claridad total.  Los campeones deportivos colombianos son el referente de buen ejemplo, vida decente y juego limpio  que mira con esperanza esta sociedad.                        
El silencio y la omisión en este caso, no son justos. Su testimonio es esencial respetada Maria Luisa Calle Williams  y autoridades del deporte.  Necesitamos Creer con Convicción.  <>  
 Escrito por Hernando Ayala M  Periodista.  deportecolombiano@gmail.com  ESCUCHE AUDIO ENLACE 

Maria Luisa Calle Williams, primera medalla olímpica del ciclismo colombiano. 

“Servimos mientras produzcamos medallas”: María Luisa Calle




POR JHEYNER A. DURANGO HURTADO | PUBLICADO HACE 8 HORAS


Rabia, tristeza, dolor y desilusión invaden a María Luisa Calle, quien al verse sola, como asegura, no quiso seguir dando la pelea en otro difícil y complicado desafío de su carrera deportiva.
Ayer, tras conocer que la corredora aceptaba, por medio de una carta enviada a la Unión Ciclista Internacional (UCI) la sanción de cuatro años de parte de esta entidad luego del supuesto positivo que dio en los Panamericanos de Toronto-2015, la antioqueña también rompió su silencio.
En charla con EL COLOMBIANO, Calle se defendió y mostró impotencia por la forma como fue llevado su caso.
¿Por qué, solo hasta ahora, decidió desistir al proceso de defensa que había solicitado ante la UCI?
“Necesitaba plata y médicos y no los tenía”.
¿Sintió acompañamiento y respaldo en esta encrucijada?
“Nadie acá sabe de esa sustancia, y el COC (Comité Olímpico Colombiano) y Coldeportes nunca me ayudaron... ni para un tiquete nacional para hacerme unos exámenes”.

Lea aquí: María Luisa dejó de luchar por su inocencia
¿Esa fue la razón para comunicarse con la UCI y así dar por terminada la investigación?
“Tocó firmar la carta aceptando la sanción para que no se fuera a otra instancia, ya que me cobraban 7.500 francos suizos y no los tengo”.
¿Entonces se sintió abandonada?
“Fue así, en Atenas (Juegos Olímpicos de 2004) me defendieron porque estaba de por medio una medalla. Ahora defendían a una persona, por eso”.

Lea aquí: María Luisa Calle aceptó sanción por dopaje
¿Qué opina sobre estas posturas?
“Somos un objeto de ellos. Una máquina que sirve mientras se producen medallas”.

¿Cree que es el fin de su carrera?
“Pues no he pensado en nada, pero cuatro años es mucho para esperar. La verdad por Colombia no me provocaría correr nada”.
A la gente en la calle se le ve el cariño por usted, a pesar de lo sucedido la siguen buscando para sacarse una foto, ¿qué les dice a ellos en este momento?













































“Que esta vez no conté con los medios necesarios para mi defensa, que sigan creyendo en mí como lo hicieron cuando la medalla olímpica”. . 


Maria Luisa Calle Williams, primera medalla olímpica del ciclismo colombiano.





Esta es la carta en la que María Luisa Calle acepta que se dopó
El Espectador conoció el texto que firmó la pedalista antioqueña de 46 años, reconociendo que acepta la sanción impuesta por la UCI.
María Luisa Calle fue suspendida cuatro años por dopaje. Foto: EFE
Aceptación de consecuencias
“Yo, María Luisa Calle Williams acepto las siguientes consecuencias como resultado de mi primera muestra de dopaje, en la que se detectó la presencia de GHRP - 2 y metabolitos, una sustancia prohibida que se encontró presente en mi cuerpo con ocasión de un control de dopaje celebrado el 18 de julio de 2015 durante los Juegos Panamericanos de 2015. (muestra 3911182).
Reconozco que he violado el artículo 2.1 y 2.2 de las normas aplicables, es decir, las Reglas Antidopaje de la UCI (ADR), versión en vigor en 2015, y por eso acepto las siguientes consecuencias:
• Cuatro años de inhabilidad previstos en los artículos 10.2.1.1 ADR, comenzando el 21 de julio de 2015 (es decir, la fecha en la que me suspendieron provisionalmente);
• Descalificación de todos los resultados obtenidos desde la fecha de toma de la muestra (es decir, 07.18.2015);
• En su caso, el reembolso de los costos para los paquetes de documentación de laboratorio A y B a la ODEPA
No cuestiono las consecuencias anteriormente determinadas por la UCI según la normativa aplicable. Yo voluntariamente, a sabiendas y de forma inteligente, renuncio a cualquier y todos los derechos para impugnar las consecuencias determinadas por la UCI.
Yo entiendo que la UCI le comunicará este acuerdo a la Federación Colombiana de Ciclismo, que se ejecutará esta sanción y se retirará mi licencia, a la Organización Nacional Antidopaje (WADA, por sus siglas en inglés), Según lo previsto en el ADR. Esta sanción se deberá aplicar en los territorios de todos los miembros de la UCI y las federaciones nacionales y evitará mi participación en otros deportes según lo determinado por las normas de los órganos de gobierno de estas disciplinas. Entiendo y acepto que mi dopaje y la sanción se informe en el sitio web de la UCI y en el Registro de la UCI.
Entiendo y acepto que es mi obligación investigar el efecto de esta sanción en mi elegibilidad para practicar otros deportes además del ciclismo. También entiendo y acepto que con el fin de recuperar la elegibilidad, debo cumplir con los requisitos de las Reglas Antidopaje de la UCI.
Estoy de acuerdo que cualquier disputa que surja o esté relacionada con las consecuencias actuales de aceptación será sometida exclusivamente a la jurisdicción de la Corte de Arbitraje del Deporte en Lausana, Suiza, estableciendo lo que dice el Código del Deporte. El panel estará compuesto por un juez. El idioma del juez será inglés”.
María Luisa Calle Williams, marzo 3 de 2016

RELACIONADOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores